Envío gratuito en todos los productos hasta el lunes 30 de noviembre a la medianoche.

Pesto de vegetales con fettuccine de edamame Slendier

Nunca estuvo tan bueno perder peso

57 deliciosas recetas Slendier Calorie Clever.

Obtén el libro electrónico gratis ahora mismo

Instrucciones

Paso 1: Cocinar los vegetales

  • 1 cabeza de brócoli cortada en floretes; retirar el tronco.
  • 1 manojo pequeño de kale, en trozos
  • 1 taza (compacta) hojas de menta fresca

 

Hacer hervir una olla grande con agua y agregar una cantidad generosa de sal, aproximadamente 2 o 3 cucharadas. Una vez que hierva, añadir los floretes de brócoli y cocinar por un breve tiempo hasta que el color sea intenso y la textura, blanda. Con una espumadera, retirar el brócoli y colocarlo en un procesador. En la misma olla, añadir el kale y la menta, y cocinar por 30 segundos. Luego, añadir al procesador con el brócoli.

 

Paso 2: Preparar los fettuccine de edamame Slendier

  • 1 paquete de fettuccine de edamame Slendier

 

Cocinar los fettuccine de edamame Slendier según las instrucciones del paquete.

 

Paso 3: Preparar el pesto

  • ¼ taza nueces, a penas tostadas y picadas
  • 1 limón, zumo y ralladura
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharaditas levadura nutricional (o queso parmesano)
  • Brócoli, kale y menta previamente cocinados en el paso 1

 

Procesar el brócoli, el kale y la menta en el procesador hasta lograr una consistencia suave. Es posible que sea necesario raspar los bordes del bol de vez en cuando. Añadir un diente de ajo, ¼ taza de nueces, ralladura de limón (reservar el jugo para el paso final), pimienta y levadura nutricional y procesar rápidamente por unos segundos para combinar. Con el procesador en funcionamiento, incorporar el aceite de oliva. Probar la mezcla y ajustar los condimentos con sal si es necesario.

Armado del plato:

  • 1/2 taza nueces, a penas tostadas y picadas
  • Zumo de un limón
  • Aceite de oliva y pimienta negra

Una vez que la pasta está cocida, drenar y añadirla a una sartén grande antiadherente con el zumo de limón y el pesto. Si la mezcla está demasiado espesa, añadir un poco de agua, de a una cucharada por vez. Probar y ajustar los condimientos.

Para servir, dividir la pasta cubierta con pesto en dos bols. Decorar con las nueces restantes, pimienta molida en grano y aceite de oliva.